Una imagen vale más que mil palabras; frase popular que evoca al estereotipo de alguien por cómo se ve. Así mismo, no todo lo que brilla es oro… de lo que se deduce que no siempre las cosas van a ser como la gente las mira.

La imagen en la sociedad de cada individuo se asume como la carta de presentación. De hecho, así se considera y así se miran a las personas en la sociedad; según lo que tenga puesto y que tan pulcro se vea.

La importancia de la primera imagen

Se considera a los estereotipos sociales como aspectos importantes de cada persona. Como parámetro o esquemas de ideales a seguir. Por lo tanto, la mayoria de las personas persiguen esos estereotipos sociales intentando imitarles.

¿Cómo debe ser la imagen personal?

Un simple vistazo permite formar un criterio sobre la persona que se está apreciando. Sin embargo, esta percepción se ha usado de manera negativa con el tiempo. Debe entenderse que no todas las personas tienen las mismas características ni se comportan del mismo modo.

Lo más importantes de la imagen en la sociedad, debe ser sentirse bien consigo mismo y mantener un comportamiento respetuoso y amable con el resto de las personas.

La importancia de la diversidad

Es necesario aprender a reconocer las almas y no su apariencia; a fin de cuentas, el cuerpo es solo un instrumento para que el alma transite por este plano, pero lo que realmente importa es lo que se consigue dentro de esa caja. Cuando se mira hacia el interior del otro, desde el amor todo cambia y se puede percibir la verdad esencia del ser humano y no solo fijarse en la imagen en la sociedad.

Depende de los seres humanos hacer de la sociedad un mundo lleno de colores diversos donde todos tengan cabida, sin distinción de razas, creo, géneros, pensamientos y menos colores.

Una vez habiendo expuesta la imagen social, puede interesarle consultar la relación que este artículo guarda con los estereotipos sociales y la estigmatización de las personas.

Leave a Reply