El embarazo y la maternidad en la adolescencia afectan el bienestar, la salud sexual y reproductiva de las jóvenes; así como a sus familiares y la sociedad en general.

Una niña en su proceso de crecimiento; en su paso de ser niña a mujer, no está ni física ni psicológicamente preparada para asumir la responsabilidad que conlleva tener un bebe; todo lo que esto encierra.

Este es un tema que mejora o disminuye con educación y apoyo familiar con el fin de que las niñas tomen conciencia de que la adolescencia no es una etapa para tomar responsabilidades de este tipo, que puedan comprender que no es el momento, que están en el período de conocerse a ellas mismas, a su cuerpo y; así mismo disfrutarse y aprender a respetarse, valorarse y amarse a ellas antes que todo.

Hay países donde las adolescentes menores de 14 años tienen derecho a decidir la interrupción voluntaria de su gestación y se les debe garantizar ese derecho sin ningún tipo de limitantes.

¿Cómo prevenirlo?

Debe existir mucha comunicación en el hogar, conversar acerca del embarazo adolescentes, a fin de fomentar una buena educación sexual, hablarles sobre planificación familiar; donde se les informe tanto al chico como a la chica de la importancia que tiene tomar las previsiones necesarias. Explicarle las consecuencias, que deben ser responsables de sus actos y la responsabilidad que encierra ser padres a temprana edad. Es mejor que estén informados desde casa y no mal informados desde la calle.

Es preciso permitirles participar en todo lo que se relaciona a sus derechos sexuales y reproductivos; entre estos está poder pedir consejos y recibir información del método anticonceptivo mas idóneo para su uso.

Tal vez te interese saber sobre el cambio tecnológico o sobre el aborto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *